Nº 16 | El Musicógrafo – La revista | Abril 2015

¿Qué recompensa obtiene una banda por tocar gratis en un evento grande? ¿Os lo habéis planteado? No es fácil tocar en eventos grandes y muchos grupos ni siquiera intentan acceder a ellos.

¿Pero cómo de beneficiosos son para nuestra banda? Pues lo son y mucho, ya que en una sola actuación tienen más ojos y oídos fijos en ti que en todas las actuaciones del último año. Luchar por intentar llegar a estar en uno es una tarea difícil, pero debería ser obligada para pasar a un nuevo nivel.

Bares al lado de casa

Lo de tocar en bares de tu localidad cinco, seis, siete o treinta veces, no te va a generar ninguna repercusión; bueno, sí: ser el pesado que toca siempre. Medir este tipo de continuidad en una zona ya conquistada y, con un máximo de seguidores, es fácil. Después del concierto, al día siguiente por ejemplo, abre tu redes sociales y mira cuántos seguidores nuevos tienes.

Si el número no ha crecido notablemente, tu esfuerzo no ha valido la pena. La estrategia debería ser crear un mapa, localizar los locales donde se puede tocar en directo e intentar con todas las fuerzas tocar ahí con alguna banda local.

Mini gira

Luego, si has conseguido una mini gira de diez ciudades separadas por un mínimo de 25km, podrás ver cómo tus redes sociales van creciendo y multiplicándose cada día. Pensar que tocar en tu ciudad treinta veces en un año es una buena política es como pensar que los americanos pisaron la luna en 1969 y lo emitieron en directo por la tele.

Si no amplias la zona de tus fans, los conciertos no van a servirte para nada, porqué tu circulo estará cerrado y nadie fuera de ese círculo sabrá que existes. Ábrete, explora nuevas zonas y verás que tu banda va creciendo. Y no olvides intentar tocar en algún festival, de pequeño a grande, para que te vean cuantos más mejor.