Nº6 | El Musicógrafo – La revista | Junio 2014

Ya viene el buen tiempo y se nota porque hay movimiento en lo que a la música se refiere. Muchas bandas intentan actuar en los festivales, fiestas populares o cualquier sitio donde les dejen. Pero, seamos sinceros, este año la cosa está muy mal. Los ayuntamientos no tienen dinero, o por lo menos no para esto, y las fiestas populares se ven relegadas a una mínima oportunidad de ganar algo por tocar.

Más difícil

Cada vez se hace mucho más difícil tocar sin tener que pagar y las bandas de tributos/versiones están acaparando lo poco que quedaba por acaparar. Entiendo a los dueños de los locales, no quieren perder clientes y estas bandas atraen a muchos más clientes. Eso está muy bien pero, ¿dónde queda el esfuerzo de crear? Los dueños de los garitos donde se puede tocar no están tan concienciados como lo podemos estar nosotros. Valoran más a bandas que clonan a grandes de la música, que a pequeños creadores de canciones.

¿Que nos quedará?

Pero si no apoyamos a esos pequeños creadores dentro de unos años, ¿qué nos quedará? Pues nada. Nos atragantaremos de tributos a Beyonce o Pitbull, que es lo único que va a sobrevivir. No van a surgir los nuevos Rolling, Zeppelin, Springsteen, Purple, ni siquiera unos Barones en condiciones. Eso sí, siempre estarán esas bandas que se denominan de covers, versiones de toda la vida catapultadas a hoy, y que se aprovechan de la falta de fe de los dueños de los locales. Vamos, que Angus Young se hubiera quedado en su casa porque su banda de alto voltaje no hacía versiones. Con esa actitud hacia las personas que crean música estamos lapidando un futuro muy cercano en el que se puedan encontrar joyas musicales.

¿Internet?

Alguien me dirá que nos queda Internet. Si buscas en un océano de posibilidades, puede ser que no encuentres nada. Hay tantas posibilidades que siempre acabas escuchando lo mismo. Si entendemos que los jóvenes creadores necesitan un espacio para desarrollar su música, estaremos dando una oportunidad a la música. Y si seguimos apoyando a bandas clones, estaremos desgastando el pasado sin dejar paso al futuro.

Este pensamiento lo tenemos nosotros y muchos otros, como nuestro amigo Marcos de la banda Panorâmica, con el cual debatimos lo mal que está todo y la creencia de que una banda de tributos esta copando las pocas posibilidades que quedaban para tocar. La música está tocada, de todos nosotros depende que no muera. Ya sabéis que desde El Musicógrafo siempre hemos apoyado a la música original; creemos en ello y es lo que hay que salvar.