Nº3 | El Musicógrafo – La revista | Marzo 2014

¿Resistir? No entra en mi vocabulario dejar las cosas a medias y no aguantar cuando las cosas empiezan a ir mal. Es la base para que mis proyectos lleguen, hasta por lo menos donde yo he creído que deben llegar antes de tirar la toalla. Una revista como esta es un proyecto ambicioso. No es fácil querer dar salida a bandas que ni siquiera ellas mismas creen en lo que hacen y simplemente se limitan a ensayar una vez por semana y esperar a hacer algún concierto algún día. Tampoco es fácil escuchar voces tan críticas con nuestro proyecto, señalándonos con el dedo como si lo que hiciéramos fuera algo ilícito o ilegal.

¿Envidia?

Luego están los envidiosos. Sí, pero los de envidia corroída y malvada, que despotrican a sus anchas sin saber y sin querer saber nada, solo por el simple hecho de criticar sin argumentar el porqué de esas críticas. Cuando ves todo eso piensas que a lo mejor esa gente está donde quiere estar y no quiere aportar nada, pero nosotros sí. Yo, sí. Quiero ayudar a esas bandas que se esfuerzan, dedican horas de ensayo, se pagan sus grabaciones y sus envoltorios, pagan su distribución y pasan horas en las redes distribuyendo su música sin esperar más que un “Me gusta” de algún nuevo “fan” de la banda. A esa gente, a esos músicos, a todos ellos, quiero ayudarles. Yo quiero ayudarte. No será una ayuda interesada, será algo altruista.

Trabajo

Trabajaré por intentar que la publicación llegue a más sitios, la lea más gente y si en un futuro no muy lejano te sirviera para algo, con eso, ya habrá merecido la pena. No somos una empresa, no ganamos dinero con esto, somos músicos que queremos ayudar a otros músicos a distribuir su música. Si quieres ayudar tú también a que se difunda el trabajo de las bandas emergentes, a tu banda y a otras bandas, esta revista te dará el apoyo necesario para crecer juntos. Estamos empezando, pero muy pronto veréis que no hemos perdido el tiempo y nos vamos expandiendo. ¿Nos sigues? Pues difúndelo.